Aportes para el Debate

Por Carlos Girotti (*)

Hace poco más de cuarenta años, el 7 de noviembre de 1976, Dante Guede (45) y su hijo Héctor (19) eran secuestrados en las calles de Wilde. Dante era miembro de la Carrera del Personal de Apoyo del Conicet, técnico soldador en el Instituto Argentino de Radioastronomía de Villa Elisa; Héctor era estudiante de Ingeniería. Los restos de Dante fueron identificados por el Equipo de Antropología Forense en el cementerio de Avellaneda; los de su hijo siguen sin aparecer.

Leer más: CONICET: otra pequeña victoria de Dante Guede

Compartimos la entrevista de Télam a nuestro compañero Ricardo Forster.

El filósofo acaba de publicar "La repetición argentina. Del kirchnerismo a la nueva derecha", en el que reflexiona sobre "la construcción del sentido común" en un nuevo escenario que considera atravesado por "una restauración conservadora" en nuestro país y en América Latina.

Por Emilia Racciatti

Leer más: Forster: "En América Latina el populismo implicó una ampliación de la vida democrática"

Difundimos la declaración en apoyo al pueblo mexicano luego de las inaceptables ataques del nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

La iniciativa nació de Alcira Argumedo quien acordó con Jorge Bernetti elaborar una declaración en solidaridad y apoyo al pueblo mexicano convocando a los exiliados argentinos en México durante la dictadura cívico-militar de 1976 para su firma. Esta muestra de solidaridad es apoyada e impulsada por varios compañeros nuestros.

Leer más: Solidaridad y apoyo al pueblo mexicano de los exiliados argentinos en México durante la dictadura

Compartimos la nota escrita por nuestro compañero Horacio González* para La Tecl@ Eñe.

 

The golf players. No se pueden ignorar las relaciones pasadas entre Trump the old y Macri the youth. Son efectos del ambicioso y fracasado proyecto inmobiliario del progenitor de Macri en plena Nueva York, durante los años ‘80 y ‘90. Pero es necesario preguntarse si luego ambos captaron del mismo modo las “corrientes subterráneas” de opinión, que los llevaron a la presidencia de sus países. Trump suscitó el recuerdo de un país anterior a las estructuras más enfáticas y agresivas de la globalización, pero no se puede decir que haya descubierto nada nuevo en la disconformidad oscura y resentida de un enorme sector de la población, antiguos trabajadores industriales, clases medias apartadas de un mundo cultural acentuadamente universalista, tejiendo su aciegado rencor contra la inmigración y lanzando irresponsables escarnios económicos, raciales y políticos contra la nación mexicana. ¿No había sido detectado eso? Estas maldiciones no fueron un descubrimiento de Trump sino de la gran literatura norteamericana (pero para mostrar otra cosa), del populismo histórico de raíz agraria que protagonizó grandes movimientos sociales hacia los años ‘30, de las teorías del “choque de civilizaciones”, de la densidad mesiánica de la “religión de los americanos” y por el lado contrario, de las advertencias que provenían del cine liberal-progresista respecto a las formas comunitarias cerradas que crean poblaciones ajenas al espíritu público, cercadas en sus cobardías y prejuicios. Consideraremos todo esto aquí.

Leer más: Trump and Macri: los amigos americanos

Por Jorge Luis Bernetti*

Se ha escrito hace pocos días en México:”El Congreso de la Unión se encuentra a la deriva frente a un conflicto político que lo rebasa. A punto de una abdicación constitucional, delibera sobre un proyecto destinado a dotar a las Fuerzas Armadas de un marco jurídico para realizar acciones de inteligencia e implementar determinaciones beligerantes contra amenazas que pongan en peligro la estabilidad, la seguridad interior o la paz pública. El tema central es modificar el artículo 29 con el objetivo de suspender las garantías individuales sin controles ni transparencias: la supeditación del Estado y de la sociedad a la autoridad militar. Se trata de una rendición frente al poder militar, que éste no ha siquiera solicitado. Un golpe de Estado autoinfligido por inconciencia y cobardía. El hecho más grave de la historia reciente de la nación” (diario “El Universal”, 13/12/2016). Quién suscribe estas duras palabras es un destacado político, Porfirio Muñoz Ledo, que ha sido secretario de Estado en varias oportunidades en gobiernos del PRI (Partido Revolucionario Institucional) y luego un protagonista decisivo en la formación hace ya largos años del Partido de la Revolución Democrática (PRD), que integró en su primera etapa.

Leer más: El peligro del avance militar sobre el marco civil

Por Jorge Luis Bernetti *

Publicado en Página 12 el 13 de agosto de 2016.

Es muy posible dudar acerca de la existencia de una política explícita de Defensa por parte del gobierno del presidente Mauricio Macri. En realidad, se manifiesta, sin dudas, una “política oculta” que a través de la práctica del goteo de hechos poco significativos –o muy significativos– trata de demostrar, simultáneamente, que no pasa nada. O que pasa mucho. Algunas compras de armas, la elogiada continuidad en las Misiones de Paz (Cascos Azules) en el marco de la ONU, el anuncio del otorgamiento de créditos para la vivienda a través del Instituto de Ayuda Financiera (IAF) de las Fuerzas Armadas, que continúa una política desarrollada en los doce años anteriores, la reiteración de los clásicos aumentos a los sueldos de los integrantes del área, como viene sucediendo anualmente, forman parte de lo primero. Nada nuevo.

Leer más: La política de defensa

Compartimos la nota de opinión de nuestro compañero Horacio González publicada en Página 12 el 6 de enero de 2017.

 

Por Horacio González

Un Frente, en las actuales condiciones, es también el intento de fijar las condiciones bajo las cuales debe discutirse un “frente”. En primer lugar, debe señalarse especialmente la arbitrariedad de un poder posnacional y poscultural que nos gobierna. Exhumando una arcaica concepción arrasadora de la institucionalidad previa, propone un canje definitivo por un destino de vaciamiento del tejido social heredado, incluso de ciclos anteriores al yrigoyenismo. Todo el liberalismo clásico también se desploma, con sus tan criticados númenes, no porque no hayan sido facciosos o excesivos en sus decisiones, sino porque también forman parte de la historia argentina en tanto complejo civilizatorio sostenido en sus antiguas fisuras, de vieja pertinencia cognoscitiva. El macrismo ofrece ahora una oscura seducción: terminar con ese núcleo contradictorio que dio luz a positivistas, radicales, peronistas, socialistas, insurgentes, izquierdistas, anarquistas, pensadores malditos, establecidos o libertarios.

Leer más: Precondiciones de un frente

Conversar con Horacio González es espiar un universo personal y social desde el lugar donde todos los puntos se entrelazan con las palabras, las ideas, las memorias y sus voces. Es una entrevista y también una conversación, que es una de las formas de construir los lenguajes y las culturas. Así es que durante una larga mañana que se extiende hasta bien pasado el mediodía, entre largas rondas de mate, Horacio González realiza un balance de su gestión en la Biblioteca Nacional donde estarán presentes los desafíos de unir los procesos de sistematización informática con la idea de una Biblioteca libertaria y vitalista en el sentido de recrear sujetos vinculados al compromiso y amor frente al trabajo. No faltan en la conversación puntos de tensión como lo fueron la relación con los gremios y la fundación de Carta Abierta. Tampoco se ausentarán las presencias de Borges y Groussac. La nueva dirección a cargo de Alberto Manguel y su concepción sobre los modos de funcionamiento de la Biblioteca vinculados a lógicas de reproducción de la división específica del trabajo, dialogan con la búsqueda de un lector globalizado sin la ironía del catálogo irrisorio que descataloga el método. Los debates anticipatorios dados en la Biblioteca sobre los modelos protomacristas, que bajo esquemas de convivencias burocrático-administrativas se instalaron durante los últimos años en la institución, es un tema ríspido. Mediapart y la decepción de la representación de alcurnia en el sistema relacional de las bibliotecas de América, se impone debido a las operaciones periodísticas destinadas a despejar el camino de la fatídica influencia de la letra K. Algo nos detiene, me detiene siempre. Las bibliotecas personales. Allí, la figura de Manguel nos lleva hasta la magnífica obra del Dante. No es menor el entusiasmo de regresar con la última novela de Horacio González, “Tomar las armas”, donde la evocación de las organizaciones políticas de las décadas del 60 y 70 se inscribe en la profunda reflexión sobre el sentido sacrificial que los proyectos de acción política inspiraron en los hombres y mujeres de esas décadas.

Por Conrado Yasenza*
(para La Tecl@ Eñe)

Leer más: La Biblioteca Nacional: Entre la gestión vitalista y las hegemonías informáticas