Aportes para el Debate

LidoiacominiPor Lido Iacomini *

Buenas y malas nuevas se han alternado en el escenario latinoamericano de los últimos meses del año, en una suerte de reñido y trabado balanceo de fuerzas, sin bruscos cambios que definan en una u otra dirección el curso general de los acontecimientos. Luego de un año de malas noticias, parálisis e incluso retrocesos, se ha producido una breve impasse, lo que permite vislumbrar que si son suficientemente perspicaces y audaces, el probable destino inmediato de la región aún está en manos de las decisiones políticas de sus principales dirigentes. Claro que como una sombra dominante –sombra de ausencia que definió los contornos del 2013- la desaparición física de Hugo Chávez, subsiguiente a la de Néstor Kirchner, dejó a Latinoamérica sin el indispensable liderazgo político.

Leer más: Luces y sombras latinoamericanas

En la reciente visita de Gianni Vattimo a propósito del Foro por la Emancipación, dejó algunos pensamientos inquietantes que presuponen un gran desafío para los movimientos sociales de todo el mundo: ¿dónde horaciogonzalezcolocar la figura del Papa? Mejor dicho, ¿cómo situarla ante las diversas formas de creencias que bullen, se inquietan y entrechocan en la crisis de verosimilitud en el interior de la palabra pública? El modo de reflexión de Vattino parte de un ejercicio primero de autorreflexión, es decir, de verificación de su propio cuadro de creencias. Un interesante movimiento por el que se pregunta si debe decir esto o aquello. Sí, se debe hablar.

Leer más: Gramsci y Vattimo

guillermowierzbaPor Guillermo Wierzba

Hay un clásico debate acerca de la democracia y la representatividad. Una discusión que lleva implícitas ideas contradictorias respecto de esos conceptos. La definición de “gobierno del pueblo por el pueblo y para el pueblo” tributa a la tradición que entiende a la primera en su versión sustantiva, constituyendo la elección de representantes una forma que permite, en sociedades multitudinarias, resolver el ejercicio del poder. Sin embargo las elecciones tienen en sí mismas una tensión antagónica: por una parte permiten una expresión popular, a la vez que son un acto de alienación del poder radicado en el pueblo, por el que éste lo delega en sus representantes. Esto ha permitido, en la otra vertiente, la mutación de la idea de la democracia en una pura propuesta formal, un régimen de representatividad donde las elecciones serían en sí mismas el acto democrático. La democracia quedaría como sinónimo de delegación.

Leer más: Elecciones y plataformas económicas

Nuevamente, como durante la presidencia rusa del G-20, el Cefid-AR fue invitado a participar en la reunión del Think 20 (T20) del 10 y 11 de febrero en Turquía. La convocatoria del ámbito de pensamiento, centrosguillermowierzba de estudio e investigadores para enriquecer las ideas y debates del G-20 fue constituida sobre la base de una agenda similar a la planteada por la presidencia del G-20.

Leer más: Las tres I

joseluisbernettiPor Jorge Luis Bernetti *

Las definiciones a favor de la reimplantación del Servicio Militar Obligatorio formuladas por Mario Ishii y el ministro Alejandro Granados cometen el mismo pecado de irresponsabilidad, ignorancia y demagogia conservadora. La reimplantación del SMO plantearía dos problemas: uno, el de la resolución de los problemas de conducta e integración a la sociedad de los jóvenes argentinos descarriados por su alejamiento del estudio, la ausencia de integración al trabajo, su adicción a las drogas y su integración al mundo de la delincuencia. Pero el segundo tema es, sin duda, el de la formación de la base de la pirámide militar a través de la formación de nuevos soldados.

Leer más: El servicio militar no puede volver

El presidente de la Corte no aclaró los interrogantes que había planteado Cristina Kirchner. De todos modos, a su manera, fue una respuesta. Vale la pena comparar ambos discursos porque revelan estilos yejozami concepciones de la política distintos. La Presidenta, apasionada, como todo aquel que defiende con convicción una idea; Ricardo Lorenzetti, medido, como alguien que dice identificarse con la continencia y el equilibrio, sin hacerse cargo de un protagonismo político que es cada vez mayor.

Leer más: Dos discursos

ricardoforsterPor Ricardo Forster

El diario La Nación, nuestra tribuna de doctrina liberal-conservadora, siempre nostálgico de las épocas de esplendor en las que la república era gobernada por “serios” representantes de nuestras clases dirigentes patrimonialistas, sigue ofreciéndonos su “original” mirada de la historia, una mirada que, como no podía ser de otro modo, tiene como único objetivo el presente y los intentos destituyentes que acompañan esas crónicas entre canallas y desopilantes. Lo que le interesa no es la “verdad histórica” –en la que por supuesto dice creer pero que utiliza sin disimulos para sus operaciones políticas– ni el viaje erudito a una estación lejana del pasado para satisfacer a sus lectores ávidos de recordar otros tiempos mientras se angustian por una escena que los alerta de las posibles repeticiones de la historia.

Leer más: La Nación, el fascismo y la actualidad